Qué es H.264 ¿Codificador de streaming?

h.264 Encoding Format

El streaming ha transformado nuestra forma de consumir información, en consonancia con los rápidos avances tecnológicos. Ahora es posible utilizar contenidos de vídeo para atraer sin esfuerzo a múltiples audiencias, un método cómodo y de fácil acceso para llegar a los usuarios a través de los formatos que prefieren consumir.

Independientemente de sus intenciones o del sector en el que opere, el vídeo es un medio fácil de distribuir que puede ayudarle a ganarse a clientes de todas las formas y tamaños. Lo bueno del vídeo es que permite incorporar grandes volúmenes de información en un tipo de contenido fácil de digerir. Aunque el contenido escrito sigue siendo importante, hay muchas cosas que puede hacer visualmente para llegar mejor a su público objetivo, animarles a comprometerse con su empresa y, en última instancia, convertirlos en clientes de pago.

Sin embargo, adentrarse en el marketing por vídeo puede resultar intimidante, sobre todo cuando se trata de un paso hacia lo desconocido. Para colmo, tendrá que enfrentarse a una jerga técnica considerable que puede desesperarnos a todos.

Sin embargo, es importante reconocer que, aunque algunos de estos términos puedan parecer aterradores, la realidad es que son más fáciles de manejar de lo que uno se imagina.

Como todo en este mundo, cuanto más familiar se vuelve lo desconocido, más cosas parecen de sentido común. Uno de los conceptos más fundamentales que hay que entender es la codificación de vídeo, que incluye la conversión de archivos al formato digital h.264. Pero antes de llegar a h.264, empecemos con una definición básica de la codificación de vídeo.

Índice

  • Codificadores de streaming: ¿Qué es la codificación de vídeo?
  • Qué es H.264 ¿Codificador de streaming?
  • ¿Es H.264 el mejor formato de archivo de vídeo?
  • ¿Qué configuración de velocidad de bits elegir?
  • ¿Cuál es el mejor codificador de vídeo para la transmisión en directo?
  • La importancia de utilizar una plataforma de retransmisión en directo
  • H.264 frente a H.265
  • Conclusión

Codificadores de streaming: ¿Qué es la codificación de vídeo?

Transmisión en directo a través de una cámara digital
Los codificadores de streaming son aplicaciones de software que pueden convertir tus archivos de vídeo de un formato a otro.

Un codificador de streaming, también conocido como codificador de vídeo, se encarga de convertir archivos de un formato a otro. Se trata de un proceso de compresión en el que un archivo de gran tamaño se convierte en un formato condensado y reempaquetado que el espectador puede ver sin esfuerzo.

El proceso de codificación hace que los vídeos sean accesibles a un amplio grupo de usuarios, lo que significa que tus contenidos en streaming pueden llegar a millones de personas independientemente de su conexión a Internet u otros problemas de compatibilidad asociados.

Por lo general, la codificación se realiza a través de un programa informático, un dispositivo independiente, un navegador o una aplicación móvil. Por ejemplo, si estás produciendo un vídeo promocional para tu sitio web mediante un software de edición de vídeo, puedes seleccionar un formato de codificación aplicable como h.264 y el software convertirá y comprimirá tu proyecto en un formato ampliamente reproducible.

En caso de retransmisión en directo, el proceso de codificación se produce en tiempo real. Si retransmites en directo a través de una cámara digital, un codificador como Open Broadcaster Studio (OBS) codificará el vídeo mediante RTMP y lo convertirá a un formato reproducible como h.264, perfecto para la retransmisión. OBS es un buen punto de partida, pero a medida que vayas avanzando en la codificación, puedes invertir en un codificador con funciones más avanzadas.

Qué es H.264 ¿Codificador de streaming?

H.264 es uno de los formatos de compresión más utilizados en el mundo de la producción de vídeo. Es un códec que afecta a múltiples plataformas, tanto si se trata de incrustar un vídeo en un sitio web como de retransmitirlo en directo.

De hecho, el codificador de streaming h.264 es el formato óptimo para la retransmisión en directo. Lo bueno de codificar archivos en h.264 es que se puede obtener una fracción del tamaño del archivo y, a la vez, conservar una calidad excepcional para el streaming. Dicho esto, h.264 es una forma fantástica de distribuir vídeo de alta calidad que puede ser transmitido sin problemas por el espectador de destino.

La decisión de elegir h.264 en lugar de otros códecs dependerá en gran medida del público espectador en cuestión. Una de las mayores ventajas de h.264 es que puede utilizarse para transmitir imágenes de alta calidad sin consumir un ancho de banda considerable. Esto es muy útil porque puedes transmitir en directo o publicar contenido de vídeo que sea compatible con la conexión a Internet del dispositivo en el que se está reproduciendo el contenido. Por lo tanto, h.264 es un formato especialmente útil para las personas con menor ancho de banda, ya que les permitirá ver los archivos a una resolución que les convenga.

Dicho esto, tendrás que seleccionar una tasa de bits y una resolución adecuadas para tu público. Lo bueno de h.264 es que puedes transmitir hasta en resolución 4K utilizando RTMP.

En la avanzada era del streaming actual, puedes utilizar el formato h.264 para ofrecer varias resoluciones a los espectadores. Podrán recibir automáticamente la resolución más alta disponible o tendrán la opción de seleccionar manualmente, por ejemplo, 720p o 480p. Como referencia, piensa en YouTube y en las diferentes calidades que puedes seleccionar desde el icono de ajustes.

Es fundamental transmitir con una resolución y una configuración de codificador acordes con las velocidades de conexión de su público objetivo. Si sabes que es probable que tus espectadores tengan acceso a velocidades más rápidas, puedes establecer mejor tu configuración de streaming de acuerdo con su conexión.

Pero, dicho esto y teniendo en cuenta tantas cosas, ¿cómo elegir el mejor formato de vídeo para su proyecto?

¿Es H.264 el mejor formato de archivo de vídeo?

Formato de archivo de vídeo H.264
H.264 es un formato de codificación de vídeo de alta definición que permite reproducir vídeo en VideoLAN VLC media player (multiplataforma) o File Viewer Plus (Windows).

A la estela de muchos formatos de archivo de vídeo emergentes, h.264 sigue siendo tan popular como siempre. Aunque puede que no sea el códec más recomendado para los ecosistemas de streaming actuales, se ha consolidado como piedra angular de la compresión de archivos.

Lo bueno de h.264 es que es ampliamente utilizado y aceptado en múltiples dispositivos. Esto significa que, independientemente de la antigüedad del dispositivo del espectador, éste podrá seguir la transmisión con una calidad nítida y sin interrupciones.

H.264 es muy recomendable para comprimir y distribuir archivos de vídeo a diversos dispositivos de streaming. Es genial porque puedes comprimir archivos a un tamaño reducido para facilitar las cargas, descargas y la reproducción en general. Se trata de seleccionar un perfil h.264 que se ajuste a la resolución deseada. H.264 se diferencia de otros códecs por su amplia compatibilidad con múltiples dispositivos. Es perfecto para transmitir contenidos independientemente de la tasa de bits o la resolución, lo que nos lleva a una consideración igualmente importante.

Aunque la elección del formato de compresión marcará la diferencia en el resultado global de tu proyecto, lo que es igualmente importante es seleccionar los ajustes de bitrate adecuados que funcionen en perfecta complementariedad.

¿Qué configuración de velocidad de bits elegir?

Al emitir un archivo h.264, es importante seleccionar una tasa de bits que permita a los espectadores ver el contenido tal y como fue concebido. Esto significa elegir una tasa de bits adecuada, que se refiere a la velocidad de transmisión de datos cuando se carga o descarga un archivo.

Si quieres conseguir un flujo de vídeo de alta definición, tendrás que seleccionar una velocidad de bits más alta. Esta decisión va de la mano de la resolución deseada. El vídeo debe transmitirse a una tasa de bits que se ajuste a la resolución del producto final.

Al seleccionar la tasa de bits de vídeo adecuada para tu proyecto, es importante establecer un equilibrio entre la experiencia del usuario y la calidad del vídeo.

Una buena forma de conseguirlo es mediante el streaming multibitrate. Esto le permitirá cargar contenidos a diferentes velocidades de bits para que el usuario pueda acceder a la versión óptima de un flujo que esté a su disposición en un momento dado. Sin embargo, el streaming multibitrate sólo funcionará si tienes una velocidad de subida muy rápida. Para que el streaming multibitrate funcione correctamente, debes asegurarte de que tu velocidad de subida es al menos el doble de rápida que la tasa de bits total a la que piensas realizar el streaming.

Lo mejor del streaming multibitrate son las opciones disponibles para su público objetivo. Digamos que incrusta una campaña de marketing de vídeo en una página de producto que ofrece una explicación detallada. Algunos usuarios podrían acceder al flujo a 2 MB por segundo si su velocidad de Internet se lo permite, y otros a 500 kbps si esa es la conexión más rápida disponible en ese momento.

Recuerda siempre que la codificación de vídeo no es sólo para vídeos pregrabados. El proceso también es vital para la retransmisión en directo, así que vamos a profundizar en algunos detalles sobre la retransmisión en directo.

¿Cuál es el mejor codificador de vídeo para la transmisión en directo?

Retransmisión en directo
OBS (Open Broadcaster Software) es un software gratuito y de código abierto para la grabación de vídeo y la transmisión en directo.

Los codificadores de streaming son de vital importancia para la retransmisión en directo. Al codificar el contenido de vídeo en tiempo real, un codificador de vídeo puede ayudarle a ofrecer la mejor experiencia visual y sonora a su público. Es un aspecto esencial de la retransmisión en directo que requiere el debido cuidado y atención, por eso es tan importante elegir el codificador de retransmisión adecuado.

Si estás empezando y buscas un codificador gratuito y fácil de usar para retransmitir en directo, OBS Studio es una gran opción. Te permite crear escenas a partir de múltiples fuentes y dispone de fantásticos ajustes de modificación para retocar tus grabaciones en tiempo real.

Si buscas algo un poco más profesional, puedes utilizar Teradek o una alternativa premium similar. Si desea más información sobre el mejor software de codificación de emisiones en directo del mercado, consulte nuestra exhaustiva comparativa. Lo mejor de estos codificadores de emisión en directo es que son compatibles con plataformas de emisión en directo como Dacast.

Pero, ¿para qué necesita exactamente una plataforma de retransmisión en directo?

La importancia de utilizar una plataforma de retransmisión en directo

La retransmisión en directo es una forma impactante de llegar a los clientes potenciales. Puede ser una forma fantástica de compartir anuncios, promociones, próximos eventos y más información sobre la oferta de su empresa. Es una forma estupenda de mejorar la comunicación en directo con otras empresas, donde se puede interactuar con los usuarios independientemente de la ubicación geográfica.

Sin embargo, para organizar un evento en directo, tendrás que utilizar una solución profesional de retransmisión en directo como Dacast. De este modo, estará en condiciones de presentar mejor los contenidos en directo a distintos públicos y de actuar con confianza mientras maneja la tecnología a su antojo.

Organizar su propia retransmisión en directo sin los conocimientos técnicos y la experiencia necesarios puede ser, como mínimo, un reto. En general, la opción más asequible y sencilla es utilizar una solución profesional de retransmisión en directo.

Utilizar una plataforma profesional facilita mucho la obtención de un streaming de alta calidad. También puede pedir a tantas personas como desee que asistan a su evento en directo, lo que significa que no se verá restringido por un grupo de público limitado y, por lo tanto, podrá tener éxito con un mayor potencial de audiencia.

Si aprovecha la naturaleza integrada de una plataforma de retransmisión en directo, podrá iniciar una retransmisión en directo sin esfuerzo. La comodidad añadida es atractiva, al igual que la posibilidad de realizar un seguimiento analítico de su flujo. Mediante el análisis de las métricas pertinentes, puede identificar con mayor claridad a su audiencia y personalizar sus aspiraciones futuras de retransmisión mediante comentarios.

Las plataformas de retransmisión en directo ofrecen una excelente atención al cliente, son compatibles con dispositivos móviles y promueven una entrega global fiable de forma rentable. Si quieres optimizar las retransmisiones comprimidas en formato h.264, utiliza una plataforma de streaming en directo y podría ser la mejor decisión que tomes en todo el año.

H.264 frente a H.265

Aunque h.264 es más comúnmente utilizado y más compatible con diversos dispositivos, h.265 (también conocido como HEVC) es un nuevo formato de compresión de vídeo que podría representar el futuro de la codificación. La diferencia entre ambas es que la h.264 utiliza macrobloques, mientras que la h.265 procesa la información mediante unidades de árbol de codificación (CTU). Éstas procesan la información de forma más eficiente y, por tanto, permiten crear archivos más pequeños que se comprimen con mayor eficacia.

H.265 es un formato de compresión ventajoso porque cuanto menor sea el tamaño del archivo, menos ancho de banda necesitará para crearlo y más fácilmente podrá ser transmitido por dispositivos compatibles. El único problema de h.265 es que no siempre es compatible con los dispositivos más antiguos y, por tanto, puede dar al usuario algunos problemas graves de reproducción.

Si un dispositivo tiene la arquitectura para reproducir archivos h.265, los espectadores pueden reproducir archivos grandes con menos ancho de banda y potencia de procesamiento y, aun así, aprovechar una transmisión de alta calidad. Todo ello gracias a la eficacia del proceso de compresión h.265.

Conclusión

En un futuro inmediato, parece que h.264 seguirá siendo el códec más utilizado. Sin embargo, será interesante ver cómo evolucionan las cosas con el tiempo, sobre todo si tenemos en cuenta las capacidades del h.265 y otros formatos de reciente aparición.

Eche un vistazo a nuestra plataforma de transmisión de vídeo en directo con nuestra prueba gratuita de 14 días. Accede a todas nuestras funciones de difusión profesional registrándote hoy mismo. No se requiere tarjeta de crédito.

EMPIECE GRATIS

Para obtener consejos periódicos sobre la retransmisión en directo, no dude en unirse a nuestro grupo de LinkedIn.

Austen Lenihan

Austen is a highly relatable content writer who goes above and beyond to satisfy the user experience.

-->